"El acto de matar", un documental que desempolva la silenciada matanza de comunistas en Indonesia

"El acto de matar", un documental que desempolva la silenciada matanza de comunistas en Indonesia
"Un periodista recibió una paliza por publicar un artículo sobre la película", dijo uno de los técnicos de rodaje. Foto: EFE

El documental "El acto de matar" ha roto en Indonesia el largo silencio en torno a uno de los más oscuros capítulos de su historia: la matanza de al menos medio millón de personas por su supuesta vinculación al partido comunista.

Este filme, dirigido por el estadounidense Joshua Oppenheimer, ha abierto por vez primera el debate público de unos hechos sucedidos hace casi medio siglo, durante las postrimerías del gobierno del presidente por Sukarno, al perder el control sobre el Ejército y desmoronarse su política de equilibrio de las fuerzas de corte nacionalista, islamista y comunista.

La película, que no ha recibido la autorización oficial para que pueda ser exhibida en las salas de cine del país, contiene la versión de lo sucedido dada por varios indonesios que participaron directamente en la persecución de simpatizantes y afiliados del partido comunista y que nunca han sido juzgados.

Los medios locales califican este documental, que se proyecta de forma clandestina en auditorios, como el mejor de los realizados hasta ahora sobre ese violento pasaje silenciado durante el régimen dictatorial de Suharto, el general que se reveló contra Sukarno, le sucedió y rigió el país más de tres décadas, hasta su caída en 1998.

El principal protagonista de la cinta se identifica con el nombre de Anwar Congo, un septuagenario del norte de la isla de Sumatra que reconoce abiertamente que mató a varios cientos de personas por su supuesta militancia en las filas comunistas.

Oppenheimer explicó a Efe que fue fácil convencer a Congo y a otros de los "verdugos" para que accedieran a aparecer en la película, lo que para él supone aún hoy "un claro síntoma del clima de impunidad y el aplauso que reciben aquellos crímenes".

La purga perpetrada por escuadrones reclutados y armados por el Ejército entre 1965 y 1966, después de acusar a los comunistas de urdir un golpe de Estado, borró del mapa político al partido, que por entonces, con tres millones de afilados, era el mayor de Indonesia.

Al menos 500.000 indonesios fueron asesinados en Java, Sumatra y Bali por su supuesta afinidad o por tener relación con la formación comunista y más de un millón y medio encarcelados.

Los miembros de aquellos pelotones eran militares o delincuentes, revela Anwar Congo en este filme, que ha precisado unos seis años de trabajo y que combina entrevistas y secuencias escenificadas de los asesinatos.

"Lo realmente extraordinario de la película no es cómo sucedieron las matanzas, sino cómo sus autores han sido ensalzados hasta el punto de que se jactan de sus asesinatos ante su familia y ante las cámaras", apunta el director.

En opinión de Oppenheimer, los asesinos que aparecen en la cinta se consideran héroes debido al profundo calado que ha tenido en la sociedad indonesia la propaganda anticomunista hecha en las últimas décadas y a que en ciertas esferas del poder cuentan aún con apoyo.

Un signo de que el filme aborda un episodio sobre el que hay aún posturas enfrentadas es que muchos de los técnicos locales que trabajaron en el rodaje decidieron que su nombre real no apareciera en los títulos de crédito.

"No hemos sufrido amenazas directas, pero un periodista recibió una paliza por publicar un artículo sobre la película", dijo uno de los técnicos de rodaje que pidió el anonimato.

La purga, que no solo estuvo dirigida contra los comunistas, sino también hacia intelectuales e indonesios de origen chino, socavó la presidencia de Sukarno y llevó al poder al general Suharto, por entonces jefe de las Fuerzas Armadas.

A pesar de que su distribución es limitada y de que se exhibe de forma clandestina, los mayores medios de comunicación se han hecho eco de este filme titulado en inglés "The Act of Killing".

"Los crímenes de la matanza comunista no han sido nunca juzgados, ni siquiera debatidos, por eso es una película tan valiosa como necesaria",señaló el vicepresidente del instituto de análisis político Setara, Bonar Naipospos.

A raíz del documental, la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha calificado la purga comunista de crimen contra la Humanidad, a lo que la Fiscalía ha respondido que no contempla emprender un proceso judicial.

El filme, que se presentará en la Berninale el próximo febrero, ha sido exhibido en varios festivales internacionales de cine y cosechado premios en Toronto y Copenhague. EFE

Temas:
Visite nuestra sección con Fotografías y Videos noticiosos de Guatemala

Comentarios

Comentarios enviados en

Grupo Emisoras Unidas se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario que considere ofensivo o publicitario.